Daniela Muñoz Martínez

Daniela Muñoz Martínez

Photography
LCI Bogotá

El ocaso de una tradición

El Restrepo es un barrio de la ciudad de Bogotá, se encuentra ubicado en la calle 19 Sur dentro de la localidad Antonio Nariño. Desde que se creó se caracterizó por ser un barrio de comerciantes y por convertirse rápidamente en un centro de comercio textil y zapatero. Los Zapatos del Restrepo se transformaron así en sinónimo de “calidad colombiana”. Lamentablemente, desde hace varios años, éste pequeño paraíso comercial, decayó. La llegada descontrolada de productos extranjeros, sobre todo chinos, desencadenó la tragedia. Este trabajo fotográfico muestra el estado actual de los verdaderos Zapateros del Restrepo y sus talleres, de quienes lo perdieron todo y recuerdan con anhelo aquellos días en los que se recomendaban a San Crispino y San Crispiniano (Santos Zapateros) para trabajar en el negocio de la familia, ser Zapatero. El propósito del proyecto es generar una reflexión en el espectador y demostrar como lo que está sucediendo va más allá de una simple crisis económica, es una pérdida de tradiciones. ©DanielaMuñoz(2014). Todos los derechos reservados-

Detalle

Detalle

Pablo Morales. Toda

Pablo Morales. Toda su vida fue zapatero, él vivió el auge y la caída de su profesión. Hoy en día arregla esporádicamente algunos pares de zapatos.

Detalle.

Detalle.

Carolina, esposa de

Carolina, esposa de Andrés González.

Detalle

Detalle

Taller de la familia

Taller de la familia González, hace varios años poseían un taller que ocupaba dos casas de tres pisos, hoy el patio de ropa ocupa más que el pequeño taller.

Carlos Suarez, hace

Carlos Suarez, hace unos años era dueño de un taller, ahora arregla bolsos.

Las antiguas máquina

Las antiguas máquinas del taller del señor Suarez ahora hacen parte de la casa

Las máquinas almacen

Las máquinas almacenan polvo debido a los largos años sin uso

Hace poco, Andrés de

Hace poco, Andrés después de la muerte de su padre decidió tomar las riendas del negocio familiar, pero algunos días solo espera un milagro